¿No encuentras algo? Búscalo aquí

domingo, 8 de mayo de 2011

White Creek Manor. El secreto de los Hawkins A. Victoria Vázquez

Antes de nada quiero pedir perdón por tardar tanto en publicar en el blog pero he tenido una semana (y un fin de semana) de locos y no he encontrado el tiempo necesario para escribir esta reseña, a la que además tengo muchas ganas y a la que no sé por dónde empezar a "meter mano"...

Conocí de la existencia de White Creek Manor hace varios meses a través del blog de la autora y poco a poco me empezó a entrar el gusanillo por leerlo.

Victoria publicó la novela en su blog antes de hacerlo en papel; obviamente ahora no se puede leer allí la novela, pero sí se puede encontrar mucha información relacionada con ella.

Desde el principio tuve claro que iba a comprar el libro, pero cuando vi -o mejor dicho, escuché- a Victoria en la presentación no me quedó ninguna duda. Me encantó la manera que tenía de hablar de la historia (si queréis ver la presentación podéis hacerlo aquí. Si no queréis ver todos los vídeos os recomiendo la parte en la que habla ella.)

White Creek Manor comienza con una pequeña nota de un editor de Londres en la que cuenta que su héroe de infancia era Edward Hirst, un pintor y un aventurero que además fue el mejor amigo de su abuelo. Una página y media después toma el relevo el propio Edward Hirst, que a través de su diario, nos cuenta el último y más misterioso viaje que lleva a cabo.

Todo comienza cuando recibe una carta de su muy buen amigo Osbrook invitándole a hacerle una visita. Éste, después de haber viajado por todo el mundo y de haber vivido tantas aventuras que seguramente no puede recordar todas, parece que ha establecido su residencia de manera permanente en Luisiana. Trabaja para Albert Hawkins en una plantación y tanto Albert como su hermana están deseando conocer a su compañero de aventuras.

Hirst no se lo piensa dos veces y, huyendo de un matrimonio de conveniencia con el que no está de acuerdo, decide poner tierra (y mar) de por medio de inmediato. De esta manera y después de sólo unos días comienza un viaje en el que coincide con varias y dispares personas que de un modo u otro le hacen el viaje hasta White Creek Manor más ameno. Entre estas personas se encuentran las señoritas Wilcox, Ellen y Margaret, que son tía y sobrina. Ambas entablan una buena relación con él que termina derivando en amistad.

Una vez en su destino se instala en la casa de los Hawkins como su invitado donde pasa los primeros días haciendo bocetos de los peligrosos pantanos que rodean la mansión y paseando con sus anfitriones por los alrededores.

Con el paso de los días Hirst y Mary Beth Hawkins se van enamorando y finalmente deciden que quieren casarse. Sin embargo Albert Hawkins se opone a ese amor y le echa de White Creek. Hirst se instala en una habitación en la ciudad y espera allí a recibir tanto sus cosas como noticias de su amada, pues sale tan rápido de la casa que no tiene tiempo de coger nada.

Unos días antes de que Hirst sea expulsado de la mansión se empiezan a suceder extrañas y macabras muertes en el camino de los pantanos (hay un par de hechos relatados con mucho realismo). Todo apunta a que los caimanes están atacando a los viajeros del camino, pero Hirst intuye una serie de asesinatos y comienza a investigar por su cuenta. Al principio se encuentra solo en la investigación pero después de unos días comenzará a contar con la ayuda del periodista Kerwick, del doctor Taylor, de su amigo Osbrook y del jefe de policía Anderson. Los cinco forman un grupo que a mí, personalmente, me ha gustado mucho. Su manera de trabajar juntos y de creer los unos en los otros a pesar de que casi no conocen a Hirst es una de las cosas que más me han gustado.

A partir de aquí si queréis saber más tendréis que leer el libro. Siempre tengo miedo de contar demasiado y quizás por eso mismo me quede corta en las reseñas (porque de verdad, de verdad, que se podría decir aún mucho de esta novela), pero creo que con esto que os he contado os podéis hacer una idea.

Como ya sabéis éste es un libro al que tenía muchas ganas y no me ha defraudado en ningún momento. Me parece muy ameno, muy fácil de leer -al ser un diario parece que se lee de otra manera- y por lo general al final de cada capitulo te quedas con ganas de un poquito más. Quizás habría alargado un poco más el final porque me parece que todo sucede demasiado rápido.

Una de las reseñas que he leído del libro decía que le sobraban las 100 hojas que hablan del viaje de Hirst hasta que llega a White Creek Manor porque no es de gran importancia para el desarrollo de la trama. Después de leer el libro he de decir que quizás la reseña tenga razón en que se alarga un poco con información que no es relevante, pero en ningún momento se me ha hecho larga o pesada, de hecho esa primera parte me gustó mucho, así que para mí no sobra absolutamente nada.

En resumen, no puedo sino recomendar esta novela a todo el mundo. Una obra donde disfrutaréis de una prosa magnífica a la par que sufriréis y os volveréis locos pensando en el sanguinario asesino del pantano.

En el libro aparecen algunos bocetos de los personajes principales que la propia Victoria ha dibujado. Os dejo dos para que los veáis, uno de Ellen Wilcox y otro de Mary Beth Hawkins, que son los que más me han gustado.



















Por último os dejo con un fragmento del libro que me encantó cuando lo leí. En él queda patente lo enamorado que Hirst está de Mary Beth Hawkins.

Por fin, a media mañana, hemos escuchado la puerta del dormitorio de la señorita Hawkins y ambos hemos salido al pie de la escalera para recibirla.

En lo alto de la misma, con una mano apoyada en la barandilla, la joven Mary Beth, la imagen misma de la belleza, nos observaba con una sonrisa.

La he contemplado conteniendo la respiración.

Su vestido de seda y gasa de un blanco radiante estaba salpicado de pequeñas flores bordadas en verde y carmesí...

...Su esbelto talle se veía realzado por un ancho cinturón cuajado de perlas y esmeraldas y el tul de la falda estaba recogido en la cadera con un pequeño broche, cayendo luego en delicados y ordenados pliegues hasta el suelo...

...Por fin, y tras un breve lapso en el que el tiempo ha parecido detenerse para mí, he logrado reaccionar y, tras alabar su elegancia, le he ofrecido mi brazo para conducirla hasta el salón.

10 comentarios:

Shorby dijo...

Ohhhh qué buena pinta!!!
Yo lo descubrí también por una reseña que leí en un blog hace no mucho y me apetece un montón leerlo.

Besotess =)

Carmen dijo...

Es la primera vez que oigo hablar del libro. Tomo nota. Creo que me puede gustar...
Besos,

Margari dijo...

Aysss que tengo que hacerme con este libro. ¡Qué reseña más estupenda te ha salido! Me lo pido para mi cumple... No sé cuántos libros me he pedido ya para mi cumple... Alguno caerá.
Besotes!!!

Narayani dijo...

La verdad es que sí. A mí me llamó la atención desde el primer momento.

El único problema que veo es que no es fácil de encontrar. Yo lo compré en la casa del libro de gran vía, y sé que se puede comprar online también a través de su página (hay varios días a la semana que tiene gastos de envío gratis por si queréis aprovecharlo)

Le pediré a Vicky que nos cuente dónde encontrar el libro.

Besos a las 3!!!

Cárol dijo...

Tiene muy buena pinta. Yo también me lo apunto!!

Besoss

Cárol dijo...

Tiene muy buena pinta. Yo también me lo apunto!!

Besoss

Victoria dijo...

Hola, Fani
En la Casa del Libro de Gran Vía lo tienen fijo, aunque se puede encargar en cualquiera de las sedes y online. En El Corte Inglés también se puede encargar (figuraba como agotado, según me ha contado un lector). También hay bastantes librerías online donde lo podéis encontrar, como paquebote.com y libreriaproteo.com De librerías más pequeñas no sabría decirte, sólo controlo las de mi ciudad natal, Santander, pero sé que se puede encargar en cualquier sitio salvo que el librero ponga objeciones, claro.

Muchas gracias por la reseña, me ha encantado. Lo dicho: te debo una dedicatoria muy especial.

Un besazo y gracias

Narayani dijo...

Yo te lo recomiendo Carol, y no sólo porque esté la autora dando vueltas por el blog, eh? ;-)

Vicky, Muchas gracias!!

Rebeca de Winter dijo...

Una estupenda reseña. Menudo talento que tiene la autora, escribe y dibuja. ¡Qué envidia y qué ganas me han entrado de leer el libro! Besos.

Narayani dijo...

La verdad es que sí Rebeca, que Victoria vale para un roto y para un descosío :-p

Un beso!