¿No encuentras algo? Búscalo aquí

jueves, 14 de diciembre de 2017

Todas las horas mueren - Miriam Beizana Vigo

Hace mucho tiempo, después de un desengaño amoroso, escribí una carta en la que hablaba del paso del tiempo, de cómo los minutos pasan y ya no vuelven nunca, y a ellos les da igual si tú estás aprovechándolos o si los estás perdiendo, que no van  a dejar de pasar por ti. Cuando leí el título de este libro algo hizo clic en mi cabeza y me llevó a esa carta que escribí. Por eso no pude evitar comprarlo.
Tenemos la historia de Olivia y de Dorotea. La primera está ya en la vejez mientras que la segunda acaba de cumplir la mayoría de edad. Sin embargo si pusiéramos una al lado de la otra con esos mismos dieciocho años encontraríamos que no hay muchas diferencias entre ellas porque ambas estarían solas y perdidas.
Las dos llegan al mismo pueblo con muchos años de diferencia, y el destino, si queréis llamarlo así, se encarga de juntarlas. Olivia llegó hace muchos años, compró una casa y un local donde puso una cafetería y se instaló allí. Dorotea deja la casa en la que se crio porque no aguanta más tiempo los malos tratos y la indiferencia de sus progenitores. Su coche se estropea y decide parar en el mismo pueblo para que lo vea un mecánico. Mientras lo arreglan, Olivia le da trabajo en la cafetería.
Así es como la vida de las dos mujeres se unen.
Olivia vive de los recuerdos de Laura, que murió mucho tiempo atrás, y ha dejado pasar su vida sin pena ni gloria. Trabaja su cafetería y se relaciona poco con la gente. Gracias a varios flashbacks sabremos quién es Laura, a quien conoció durante el franquismo, y qué aportó a su vida para que siga anclada a su recuerdo tanto tiempo después.
Dorotea, por su parte, nos va contando la mala vida que le han dado siempre sus padres. La falta de cariño es más que evidente y dan ganas de quedarse con ella para decirle que todo va a ir bien.
“Todas las horas mueren” me ha gustado, aunque el final me ha parecido un poco precipitado. Creo que podría haber dado para una novela un poco más extensa, sobre todo la parte de Dorotea una vez que llega al pueblo. Creo que es un personaje con mucho potencial. Me habría gustado leer algo así como su resurgir de las cenizas, cual Ave Fénix.
Por otro lado ha habido algo que me ha chirriado un poco y ha sido que durante la narración se menciona que Dorotea no tiene mucha educación porque se puso a trabajar pronto; sin embargo muchas veces cuando habla parece alguien muy culto. No me ha parecido muy coherente, pero en cualquier caso, no es algo como para dejar de recomendar el libro, porque lo cierto es que me ha gustado.
Olivia se planteó en varias ocasiones si la felicidad también pertenecía al saco de las horas que mueren.

martes, 12 de diciembre de 2017

La frase del martes - 209




Un buen oyente a menudo piensa sobre otra cosa.

-Kin Hubbar

sábado, 9 de diciembre de 2017

¡Melisande! ¿Qué son los sueños? - Hillel Halkin

Los Libros del Asteroide tienen algo que siempre me llaman. Los últimos años he aprovechado las Ferias del Libro de Madrid para comprar varios títulos de esta editorial; se ha convertido en algo así como una tradición para mí. No sé si es por las portadas, cada una de un color diferente, o porque tienen títulos tan largos que parecen casi el comienzo de la novela, pero el caso es que siempre llego a su caseta queriendo llevarme un libro.
“¡Melisande! ¿Qué son los sueños?” fue la compra de este año en la Feria del Libro.
El libro entero es una carta de amor. Hoo escribe a Melisande, Mellie, contándole su versión de una historia que a buen seguro tiene, como mínimo, dos versiones: una la suya, la que leemos; la otra, la de la propia Mellie.
Durante las 262 páginas que dura el libro le habla siempre directamente a ella (Te lo pregunté después de que se lo hubieras dicho…, Me encantaba verte dormir, Tú, Joanna y Julie…) y muchas veces, al tener el libro entre las manos, tenemos la sensación de estar leyendo algo que no es para nosotros. De leer algo íntimo de otra persona.
Hoo, Ricky y Mellie son muy amigos. Dos chicos y una chica en el instituto, con metas, gustos e ilusiones comunes. Pero esa época, muchos los sabemos ya, no dura eternamente. La gente se separa, cada uno va por un lado y la chica del grupo se decanta por uno de los chicos. En este caso Mellie elige a Ricky, y Hoo asume su derrota. Sin embargo las cosas cambian cuando Ricky decide ir a la India a buscarse a sí mismo. Pasa años allí, en una aldea perdida de la mano de Dios con un gurú, mientras Hoo y Mellie siguen con su vida en Nueva York… aunque cada uno por su lado. Cuando Ricky vuelve, él y Mellie coinciden y empiezan a salir de nuevo. Y es cuando ambos se vuelven a encontrar con Hoo.
Desde el principio es fácil pensar que Mellie y Hoo están hechos el uno para el otro, supongo que el que sea Hoo quien cuente la historia tiene  mucho que ver, y por eso no entendí demasiado que ella eligiera a Ricky. Sin embargo llega un momento en el que Ricky ha cambiado tanto después de su viaje, que Mellie cambia a uno por otro. A partir de ese momento y, a pesar de que se ve que son la pareja perfecta, no terminan de encontrar la felicidad plena. Hay una sombra siempre sobrevolando sobre ellos, y sobre ello habla el libro.
La narración se centra en dos cosas: la relación de Hoo con Ricky y, sobre todo, en la relación de Hoo con Mellie.
Han pasado varias semanas desde que terminé esta novela y el recuerdo que me queda pasado ese tiempo es bueno; sin embargo, también tengo que reconocer que durante la lectura tuve ratos que se me hicieron un poco pesados porque habla demasiado de filosofía, y de autores que no he leído (y el trasfondo de sus obras) Esto es algo completamente personal, ya que se trata de gustos, pero igualmente quería dejarlo reflejado por si os pasa como a mí. En cualquier caso, la historia es bonita. A mí me ha merecido la pena leer un poco sobre filosofía para conocerla.
Por último, una cosa que no me ha gustado es que hay algunas frases en otros idiomas que no vienen traducidas a pie de página. Entiendo que si viene sin traducir es porque no es relevante para la historia, pero en cualquier caso, es algo que no me gusta encontrar.
"A los dos se nos daba muy bien mentir. Por eso siempre poníamos tanto empeño en decirnos la verdad. Los dos sabíamos lo fácil que era no hacerlo."

martes, 28 de noviembre de 2017

La frase del martes - 208


Recuerda siempre que eres único.
Exactamente igual que los demás.

-Margaret Mead

martes, 21 de noviembre de 2017

La frase del martes - 207


El amor es como llevar un piano entre dos por una escalera, el que lo deja primero no sale herido.

-Andreu Buenafuente

sábado, 18 de noviembre de 2017

Un susurro en la oscuridad - Louisa May Alcott

El otro día leí en el blog de Margari la reseña de este libro y no me pude resistir. Reconozco que muchas veces leo reseñas de libros que me apetecería leer pero luego, o no me animo, o tardo en hacerlo, porque son libros muy largos y tengo mucho pendiente. La longitud de esta novela es lo que me hizo ir sin demora a por ella, y es que es una novela muy corta (62 páginas) que además se leen en un suspiro porque siempre quieres saber un poco más.
Sybil es una joven huérfana que se traslada a vivir con su primo y su tío. Sabe, porque lo ha leído en una carta que no iba dirigida a ella, que tiene que casarse con su primo porque así lo dispuso su padre antes de morir. Sin embargo, la primera noche que está en la casa escucha una conversación entre el tío y el primo en la escucha que eso no sería exactamente así. Ellos hablan de lo que podría ocurrir si ella decidiera no aceptar casarse con él, así que decide jugar a algo a lo que nunca tendría que haber jugado para ponerles nerviosos. Sybil piensa que es ella quien lleva las riendas de la situación, pero nada más lejos de la realidad y, cuando se da cuenta de lo que ha pasado ya es demasiado tarde. A partir de ese momento la trama se pone más interesante, necesitamos llegar al final y saber qué ocurre.
Al principio nos encontramos con una protagonista joven, inexperta e ingenua y, si nos metemos en valoraciones personales, yo diría que incluso un poco repelente, pero según avanza la novela va cogiendo seguridad en sí misma y va madurando su personalidad. Me ha gustado la evolución del personaje y cómo no se deja convencer cuando intentan manipular su vida y poner en tela de juicio su cordura.
Miré de nuevo hacia el suelo; una acequia de piedra discurría al pie del muro, pero preferí arriesgar mi vida a perder mansamente mi libertad.
Alcott trata temas como la locura y el uso de drogas en esta historia y, por lo que he leído en la contraportada, fue de las primeras personas en hablar de ello en la literatura de su época.
El final, que por supuesto no contaré, me ha gustado aunque una de las cosas que pasan no me termina de convencer. A pesar de ello es una novela recomendable y que se disfruta desde la primera a la última página.
Es el segundo libro que leo de la autora aunque su obra más conocida “Mujercitas”  todavía no ha caído.
Os dejo la reseña de “Detrás de la máscara”, la otra novela que he leído de Louisa May Alcott.

http://narayani-eraseunavez.blogspot.com.es/2015/08/detras-de-la-mascara-louisa-may-alcott.html

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Alfileres en el corazón - Érika Gael

Alfileres en el corazón es un relato no muy largo de carácter romántico, con toques de humor y mezclado con tintes erótico-festivos muy ligeros.

Danielle sabe que hay un hombre perfecto para ella... el problema es que él no lo sabe todavía. Para asegurar su amor no tiene más remedio que crear un muñequito lleno de semillas con el que hacer vudú y conseguir que él caiga rendido a sus pies. Sin embargo, Danielle no cuenta con que su vecino, sí ese que está como un queso pero que es idiota perdido, se va a meter en medio de sus sesiones de alfileres creando situaciones tanto divertidas, como tensas.

Es una comedia de enredos, con un final más que previsible, pero que igual se lee bien y cumple su cometido de entretener.

Se lee de una sentada y es perfecto para cuando queráis desconectar durante un ratito o necesitéis evadiros.

El pequeño monigote cabezón y paticorto que reposaba junto al libro iba a cambiar las cosas. Seguro que sí.

Buscando algo de información sobre la autora he visto que ya había leído una novela suya: Noche de tentación. En este caso la historia fue mucho más intensa, y también disfruté con la lectura. Os dejo la reseña pinchando en la imagen de portada por si queréis saber más de ella. 

http://narayani-eraseunavez.blogspot.com.es/search?q=noche+de+tentaci%C3%B3n



martes, 14 de noviembre de 2017

La frase del martes - 206


Si no tiene nada qué hacer, por favor no venga a hacerlo aquí.

-Anónimo

jueves, 9 de noviembre de 2017

El bosque de Morogoro - Luisa López Vergara


Cuando empecé a leer "El bosque de Morogoro" no recordaba de qué iba. No sé por qué imaginaba historias de hadas o incluso algo de suspense y miedo, (supongo que por el título y la portada), pero me he encontrado con un cuento infantil. No es lo que recordaba haber comprado, pero igualmente es entretenido y lo he disfrutado bastante.

Nano es un chico que está cansado de hacer siempre lo que dicen los mayores. No quiere  hacer los deberes y no hace caso de lo que le dicen. Un día decide marcharse de casa, escaparse, así que en lugar de entrar al colegio se va en otra dirección en busca de aventuras.

Cuando los padres se dan cuenta de que no está dan la voz de alarma y empiezan a buscarle con la ayuda de los vecinos. Todos piensan que ha podido ir al bosque de Morogoro, pero nadie quiere ir allí a buscarle porque hay muchas leyendas que les asustan.

Mientras los vecinos se ponen de acuerdo y van en masa al bosque, Nano, o Ignacio como prefiere que le llamen, se ha encontrado con una bruja estudiante de hada, que le acoge en su casita. Allí conoce además a un fantasma muy divertido que tiene alergia al polvo y a muchos animales del bosque capaces de hablar y ayudarse unos a otros.

Es un historia corta, perfecta para niños a partir de 8 ó 9 años (la edad la he puesto yo, pero yo creo que puede andar por ahí) y en la que pueden aprender muchas cosas: responsabilidad, el valor de la amistad y de trabajar en equipo y que no se debe juzgar ni las acciones, ni a la gente que las realiza.

No es lo que había esperado, pero no significa que haya disfrutado de él. Imagino que lo compré para mis sobrinos y estoy segura de que en algún momento se lo daré para que me lo lean (estamos llegando a un punto en el que Iker, el mayor, ya puede leer cositas. Es sólo cuestión de tiempo que lea libros del tirón y sé que éste le gustará mucho)

Era un fantasma y, según le explicó a Nano, con su vocecita suave, los fantasmas no necesitan comer para vivir. Se alimentan de melodías y de rayos de luz. Por eso brillan en la noche.

martes, 7 de noviembre de 2017

La frase del martes - 205


Con las mentiras se puede llegar muy lejos... Pero lo que no se puede es volver.

-Anónimo