¿No encuentras algo? Búscalo aquí

martes, 23 de mayo de 2017

La frase del martes - 195


En verdad hay sentimientos que es mejor que se queden en lo platónico, y es mejor recordarlos así, irreales, inacabados, porque eso es lo que los hace perfectos.

-Gabriel García Márquez

viernes, 12 de mayo de 2017

Villa Vitoria D.E Stevenson

Este libro llegó a mi lector electrónico gracias a un impulso que no pude contener. No había oído nada sobre este título con anterioridad, pero me gustó tanto cuando lo vi en el kindle flash de ese día, que no lo pude evitar.

Caroline Dering es la protagonista de esta historia. Nos la presentan como la vecina perfecta, la que todo el mundo quiere. ¡Y eso que no es del lugar! Para los habitantes de Ashbridge éste es un punto a tener en cuenta, ya que nunca antes alguien de fuera se había hecho un hueco en el pueblo.

Aparte de buena amiga y vecina, Caroline también es madre de tres hijos ya crecidos a los que tiene que sacar adelante ella sola. Vive con sus dos hijas y tiene un hijo que vive fuera del país. Su vida es bastante tranquila hasta que aparece un tal señor Shepperton que se instala en el pueblo y trastoca su mundo. Un hombre bastante misterioso, pero educado, amable y encantador con todo el mundo, que decide quedarse allí por tiempo indefinido cuando se hacen amigos. Sin embargo, a pesar de que durante la novela vemos crecer la amistad entre ellos, vemos un distanciamiento al llegar la hermana de Caroline a Ashbridge.

No es que fuera aficionado a los bautismos (la verdad es que solo había asistido al de Philip, sin contar el suyo propio seguramente), pero comprendió que la joven le ofrecía lo único que tenía y aceptó con mucho gusto.
 
La lectura me resultó muy amena y me duró bastante poco entre las manos. Disfruté mucho leyéndola. Tal vez el no tener referencias y enfrentarme a ella sin saber mucho del argumento me hizo disfrutarla más. Los personajes de Caroline, el señor Shepperton y Harriet, la hermana, me han gustado especialmente. Los diálogos y reflexiones de ésta última, además, me han encantado. Más de una vez me han hecho parar la lectura para subrayar lo que acababa de decir.

- "Qué es los que justifica lágrimas y lamentos" es un dicho budista, y es cierto. Canto más mundo se conoce, mejor se comprende que son muy pocas las cosas que justifican lágrimas y lamentos. Yo no pienso gastar ni uno en este asunto.
- Sí, -dijo Caroline, poco convencida-, pero, de todos modos, reconocerás que es de lo peor que le puede pasar a una chica.
- Lo fundamental no es lo que te pase, sino cómo te lo tomes -contestó Harriet con convicción.

Si la memoria no me falla es la tercera novela que leo de Rara Avis, Alba Editorial, y todas me han gustado así que pretendo seguir de cerca a la editorial; "Pero,... ¿quién mató a Harry?" y "La formación de una marquesa" fueron las otras dos novelas.

En resumen, una historia que he disfrutado y que recomiendo si os gustan las historias tranquilas y con no demasiada acción, pero con mucho sentimiento.

miércoles, 10 de mayo de 2017

Jazz para el asesino del hacha Ray Celestin

Nueva Orleans. 1919. Un asesino en serie que mata a parejas en sus casas y que además se ríe de la gente enviando una carta a un periódico.
Bien, para ser exacto, a las 12:15 de la noche (hora terrestre) del próximo martes voy a pasarme por Nueva Orleans. Con mi infinita misericordia, voy a haceros una pequeña proposición. Ésta es:  
Me gusta mucho la música Jazz, y juro por todos los demonios de las regiones infernales que no será atacada ninguna persona en cuya casa esté sonando a plena potencia una banda de jazz a la hora que acabo de mencionar. Una cosa es segura y es que sobre algunos de los que no oigáis jazz el martes por la noche se abatirá el hacha.
Este extracto de la carta no sólo es espeluznante por la amenaza que lleva entre sus líneas, sino que también lo es porque es absolutamente real. La carta y los asesinatos.

Hay varios personajes importantes en la novela, y todos quieren averiguar qué está pasando y por qué. Por un lado está Michaelel inspector de policía que tiene que investigar los asesinatos; por otro está Luca, un ex policía corrupto que acaba de salir de la cárcel y que investiga por orden de La Mafia; y por otro están Ida y Lewis que investigan y se meten en líos por amor al arte... Ida es detective y quiere demostrar que una mujer puede resolver el caso que tiene en jaque a todo Nueva Orleans y Lewis es su mejor amigo y un gran músico de Jazz.

La gente está nerviosa con los asesinatos así que cuando aparece la carta en el periódico todos buscan la mejor manera de pasar esa noche rodeados de música jazz. No se sabe cuál es la intención del asesino del hacha, tal vez dar a conocer este tipo de música o alejar el foco de atención de cualquier otro lugar, pero el caso es que consigue que la ciudad entera se pegue a la radio o se vaya a un club a bailar.

-¿Qué vas a hacer la noche del Asesino del Hacha? -preguntó, y Lewis la miró ceñudo, sorprendido por el cambio de tema.
-Tocar en un cabaré -dijo-. ¿Por qué? ¿Quieres estar pegada a mí todo el tiempo?

A lo largo de la novela somos testigos no sólo de las investigaciones, que cada uno lleva a su manera, sino también de sus vidas privadas, lo que nos permite conocer muy bien a todos los personajes. Se habla de racismo, prostitución y machismo, y muchas veces casi nos olvidamos de que hay un asesino suelto para centrarnos en lo que le ocurre a uno y otro personaje. Todas las historias son interesantes y todas llevan una vía de investigación diferente a las demás, lo cual no significa que algunas sean erróneas.

Hacía mucho que no leía novela negra y tengo que decir que "Jazz para el asesino del Hacha" ha sido una buena opción para reencontrarme con el género. Me ha gustado mucho.

Y no quiero acabar la reseña sin dar las gracias a Margari, del blog Mis lecturas y más cositas, por regalármelo. ¡Gracias! Fue toda una sorpresa.

martes, 9 de mayo de 2017

La frase del martes - 194


Después de la verdad, nada hay tan bello como la ficción.

-Antonio Machado

martes, 2 de mayo de 2017

La frase del martes - 193


El mejor vino no es necesariamente el más caro, sino el que se comparte.

-George Brassens

martes, 25 de abril de 2017

La frase del martes - 192


Se puede confiar en las malas personas, no cambian jamás.

-William Faulkner

martes, 18 de abril de 2017

La frase del martes - 191


Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo.

-Albert Einstein

viernes, 14 de abril de 2017

Lágrimas en el mar Ruta Sepetys

Este es sin duda una de las historias más duras que leeré este año. Es la segunda vez que leo a Ruta Sepetys y seguro que no será la última. "Entre tonos de gris" fue la primera novela que leí y me encantó. Se convirtió en una de mis favoritas y con ésta no ha conseguido la autora sino sumar otro título a esa misma lista.
Son cuatro los protagonistas que tiene este libro, aunque para mí hay uno que destaca sobre todos los demás, uno alrededor del cual parece que gira la historia, al menos para mí. Se trata de Joana, una chica lituana que, como el resto, está huyendo de los horrores de la guerra. Tiene conocimientos de enfermería, lo que la convierte en una persona muy útil.
La historia está contada por cuatro personas diferentes: Joana es una de ellas, claro, y los otros tres son: Florian, un soldado que parece esconder un secreto y del que no se fía nadie; Emilia, un chica polaca muy joven que viaja sola y embarazada. Su vida también es un misterio; y Alfred, un soldado alemán que es más cobarde de lo que quiere hacer ver al resto.
Todos tienen un objetivo común, que es salir de la guerra a un lugar en el que puedan vivir más tranquilos. Unos esperan reencontrarse con su familia en otro lugar, otros simplemente huir y empezar de cero porque atrás no dejan nada. Las guerras, ya sabéis, que no traen nada bueno, destrozan vidas y destruyen sueños.
Durante gran parte del libro los personajes caminan casi sin descansar, por el hielo y la nieve, esperando llegar a un barco que les saque de allí. Son un grupo bastante grande, pero por unos motivos o por otros va menguando. Al final los cuatro personajes principales coinciden en el Wilhelm Gustloff, lo que nos hará sufrir de lo lindo sabiendo cual fue el final del barco.
Como decía al principio de la reseña, es un libro que merece mucho la pena. Lo he sufrido, sí, no puedo decir lo contrario, pero también lo he disfrutado mucho. Hace unos años leí "Entre tonos de gris", que contaba otra parte de esta misma guerra y que también me dejó marcada. No os puedo contar la cantidad de veces que he citado una de las frases de ese libro, pero os aseguro que han sido muchas: “Andrius, tengo… tengo miedo” decía la protagonista de aquel libro. “No. No les des nada, Lina, ni siquiera tu miedo” contestaba el chico. Desde entonces he procurado no darle mi miedo a nadie y he pensado en esa conversación cada vez que podía sentir algo parecido al miedo. Esto es lo que tiene la pluma de Ruta Sepetys, que marca de una manera que duele, que se graba a fuego y que vuelve a tu mente una y otra vez.
Por supuesto recomiendo la lectura de los dos libros. "Entre tonos de gris" antes de "Lágrimas en el mar", aunque al no ser continuación uno del otro, ni contar la misma historia, se puede leer como se quiera…
Nos acercamos al oficial encargado del embarque con el niño perdido entre nosotros. El oficial se dirigió directamente al niño. Muy inteligente.
Los niños siempre se van de la lengua.

miércoles, 12 de abril de 2017

En llamas (Los juegos del hambre 2) Suzane Collins

Me pasó con el primer libro de la saga y ahora ha vuelto a ocurrir: me he enganchado por completo a este libro. De la manera que está contado no hay lugar para la desconexión.

¿Recordáis Los Juegos del Hambre? Para el que no esté familiarizado son unos juegos que el gobierno organiza cada año y al que cada distrito (doce en total) debe enviar dos tributos, es decir, un chico y una chica que tendrán que luchar para sobrevivir. El juego es sencillo: o ganas o mueres. Katniss y Peeta son los vencedores de los últimos Juegos, lo que no tiene muy contento al gobierno. Ambos son del distrito 12 y nunca antes habían vencido dos tributos.

En "En llamas" nos encontramos con los septuagésimo quintos Juegos, lo que significa que el gobierno puede cambiar las reglas para esa edición. Cada veinticinco años inventan algo para "sorprender" a los tributos. Y lo hacen, vaya si lo hacen:

En el setenta y cinco aniversario, como recordatorio a los rebeldes de que ni siquiera sus miembros más fuertes son rivales para el poder del Capitolio, los tributos elegidos saldrán del grupo de los vencedores.
 [...] Tengo que volver a la arena.

Katniss es la única chica que ha ganado los Juegos del distrito 12, por lo que está obligada a ir; por su lado, Peeta es uno de los dos chicos que han ganado y decide ir con ella, liberando así al otro ganador masculino.

Katniss provoca lo que parece una rebelión en contra del gobierno sin darse cuenta, y es que los distritos están tan hartos de ser sus marionetas que han decidido tomar su acto final del primer libro (no voy a contarlo, no os preocupéis) como la señal de comenzar la lucha.

En este segundo libro hay dos historias: por un lado están los Juegos del Hambre como tal, pero por otro hay otros "Juegos" peores, los de la vida real. El final no es un final como tal, sino que queda clarísimo que continúa por otro lado, lo que nos deja con muchas muchas ganas de leer el tercer y último libro: "Sinsajo". Por mi parte lo tengo ya en el lector electrónico, que lo pusieron un día en el kindle flash y no lo pude evitar, así que en breve imagino que traeré el final de la saga al blog.

Por el momento la trilogía me está gustando mucho, veremos qué pasa cuando aparezca la palabra FIN.



martes, 11 de abril de 2017

La frase del martes - 190


Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro.

- Groucho Marx