¿No encuentras algo? Búscalo aquí

lunes, 21 de agosto de 2017

Amapolas en octubre Laura Riñón Sirera


Este libro lo leí hace ya varios meses y fue uno de los muchos que se quedó sin reseñar por aquel entonces, (que estuve un poco perezosa para escribir) El caso es que esto de escribir reseñas pasado un tiempo tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Lo bueno es que pasado un tiempo tienes un sentimiento sobre la novela en general, en este caso positivo. Lo malo es que no se puede entrar en detalle tanto como si lo acabaras de leer. Algo que queda entre una cosa y otra es tomar notas de las impresiones generales y utilizarlas después, que es lo que he hecho para escribir esta reseña.

La protagonista de la novela es Carolina, dueña de una librería en Madrid. Sus padres tuvieron un accidente en el que el padre falleció y la madre perdió el habla y no se sabe si también la cabeza. En un intento desesperado por hacer volver a su madre, Carolina comienza a leerle libros importantes para ella y a contarle el porqué de esos libros y no otros. Mientras esto ocurre vamos conociendo la vida tanto de Carolina como del resto de la familia y nos van poniendo en antecedentes para después llegar a un desenlace entre sorprendente y esperado. Nos cuenta la autora por qué cada uno de los personajes está como está ahora y por qué las cosas pasan como pasan.

Por el camino conoceremos a otros personajes importantes que nos ayudarán a conocer toda la historia: Lana, una chica que trabaja con Carolina en la librería, Guillermo y su hija pequeña, hermano y sobrina de Carolina, la propia madre y el médico de ésta. Todos tienen algo que decir en la historia jugando un papel importante.

El comienzo y el nudo me gustaron mucho, te metían de lleno en la novela y querías saber más, pero llegando al final la cosa cambió un poco, en parte creo que fue por culpa de la madre, que no me cayó nada bien. También me resultó que la protagonista pasaba de tener cierta fuerza a ser un poco endeble y pastelosa y eso me dejó un poco fría al final.

Este último párrafo lo he sacado de las notas que tomé en su día y he creído importante compartirlas, sobre todo porque hubo gente que coincidió conmigo en este punto. En cualquier caso, pasados los meses, el sentimiento que me quedó fue de haber leído un libro entretenido y bonito en el que prima el amor a pesar de que los personajes principales no parecen estar pasando ninguno por su mejor momento.

Regreso a la habitación. Me siento delante de mamá y le comento que he quedado después con el doctor. Sé que la idea le gusta, porque Mariano es mucho más atento con ella que el doctor Sandoval. Justifico las razones por las que he accedido a verme con él fuera de la clínica, y cuando creo que estoy dándole demasiada importancia al asunto cambio de tema.

martes, 25 de julio de 2017

La frase del martes - 199


La indecisión es un verdugo capaz de matar la mejor oportunidad.

-Anónimo

domingo, 16 de julio de 2017

El nombre de tu sueños José Docavo Alberti

Supe de este libro gracias a una reseña de Margari, y gracias al autor llegó a mi buzón de entrada unos días después de leerla.
La historia empieza fuerte, con una asesina en serie matando a un hombre cada mes en un país diferente de Europa. ¿El motivo? Que todos son maltratadores y a la hora de juzgarles se han ido de rositas. Si lo vemos así la vemos como una asesina, sí, pero… menos. Parece que como las víctimas no son buenas personas el crimen es menos crimen, pero no nos engañemos, un asesinato es un asesinato se cometa por el motivo que se cometa. Así que, nos guste o no, la policía tiene que averiguar quién es esta mujer.
Por otro lado tenemos a Judith, una mujer que ha comenzado a tener unos extraños sueños en los que ve a la asesina. Ésta le va narrando los crímenes que comete y le cuenta por qué lo hace mientras Judith toma nota de todo ello en un cuaderno. Sin saber muy bien a dónde ir,  -no quiere hablar con la poli-, decide visitar a un psiquiatra forense con el que parece que comienza a estrechar lazos. Al menos parece haber cierto feeling entre ellos. El forense se encarga de contarle todo a su amigo policía.
Por último tenemos a Paula, una chica joven que también tiene sueños; en su caso sueña que una mujer, Judith, está contándole a un forense que ella misma es la asesina que la Interpol está buscando con tanto ahínco. Pero hay un problema muy serio: ella no ha matado a nadie. Y aquí es donde la trama se complica porque ya no sabemos  lo que es sueño y lo que es real. Qué historia es la verdadera y cuál proviene del mundo onírico.
Me ha gustado mucho el comienzo de la novela, la idea me ha parecido buenísima y muy original, pero me ha dado la sensación de que había dos novelas: una, en la que la asesina comete sus crímenes y explica los porqués, que me ha gustado mucho; y otra, en la que la historia parecía más interesada en emparejar a unos personajes y otros que en el tema de los asesinatos, que parecían perder importancia. Esta parte me ha gustado un poco menos. Ojo, esto no quiere decir que no me haya gustado la novela, me ha gustado, pero habría preferido que se centrase más en el hilo policial y en conocer más a la asesina, que en la vida de los personajes que sueñan con ella
La lectura es muy ágil y como siempre están pasando cosas no puedes dejar de leer. Siempre piensas eso de “un capítulo más y me voy a dormir” así que se lee muy rápido. El final es, como toda la novela, muy original. Diría incluso que para mi gusto, demasiado original, pero eso ya va en gustos.
En resumen es una novela entretenida, diferente, con una buena idea y bien escrita. Es cierto que me habría gustado que algunas cosas fueran diferentes y que, en mi opinión, la historia va de más a menos, pero en general me lo he pasado bien leyéndola y me ha gustado.  
Mujeres, haced como yo; convirtámonos en un ejército que salve la civilización. No tengáis miedo.

martes, 4 de julio de 2017

La frase del martes - 198


El tiempo para relajarte es cuando no tienes tiempo para ello.

-Jim Goodwin

miércoles, 28 de junio de 2017

Cartas para Abril Paula Ramos

Si pasáis por este rincón de vez en cuando ya sabréis que me quedé con muchas ganas de saber cómo continuaba la vida de Abril Miller después de "Firmado, Abril", la primera parte de la bilogía, donde nos quedamos con una Abril en plena adolescencia y completamente desubicada. En "Cartas para Abril" la vemos renacer de sus cenizas cual Ave Fénix, aunque tampoco será un camino fácil, y es que no tenemos que olvidar que sigue en esa edad en la que todo parece un mundo y en la que los dramas se intensifican... Aunque hay que reconocer que eso, en muchas personas, sigue siendo así a pesar de seguir cumpliendo años y años...

En la primera parte de la bilogía, un personaje muy importante, aunque no salga demasiado, es la abuela Maggie. Ella es la que le da la idea de escribirse cartas a ella misma cada año por su cumpleaños para contarse qué tal le va la vida. Y será así, entre las cartas y lo que nos cuenta Abril en primera persona, como iremos avanzando en la historia en este segundo libro.

Abril empieza la universidad con todo lo que eso conlleva: los nervios de hacer algo nuevo, de estar lejos de casa, de pensar si encajarás o no... Por suerte algunos de sus amigos, entre ellos Noah, su mejor amigo desde que son pequeños, van también a la misma universidad. Allí hacen un nuevo grupo de amigos, donde destaca América, que con una personalidad muy suya nos hace sonreír a menudo con sus comentarios mordaces y sus jugarretas a Abril.

Del primer libro rescatamos también a Leah, la hermana mayor de Abril, y a Darek, el mejor amigo de su hermano Ian y por el que está colada desde siempre. Ambos darán vidilla a la historia, sobre todo Darek, ya os podéis imaginar...

Como he comentado antes el libro está formado por cartas que la propia Abril se va escribiendo para resumir cada año, y por lo que nos cuenta ella. El primer año nos lo cuenta entero, pero después pasan varios años en los que sólo tenemos la información de las cartas. Me ha gustado la fórmula, me parece que funciona, aunque tengo que reconocer que me dio pena cuando vi que empezaba a saltarse años; de repente vi crecer y madurar a los personajes muy rápidamente.

Además de los estudios (son todos muy responsables) también están muy preocupados por conocer al amor de sus vidas. Tontean unos con otros, se "enamoran"... una y otra vez. Lo normal en esas edades, vaya. Y claro tienen sus ligues, lo que nos lleva a presenciar alguna que otra escena subidita de tono (tengo que decir que muy bien contadas para mi gusto, con un lenguaje directo sin caer en lo soez) Seremos testigos de cómo evoluciona la relación de amistad entre Noah y Abril y es que ellos son sólo eso, amigos, a pesar de que todo el mundo se empeñe en decir que deberían estar juntos. Yo os digo una cosa, si yo fuera Abril no me lo pensaría, pero ella no lo ve... Es una amistad muy bonita la de estos dos...

La bilogía de Abril es claramente una lectura juvenil, aviso a navegantes porque sé que hay gente que no suele leer este tipo de libros. Yo la he disfrutado mucho y me he quedado con ganas de más (aunque en el fondo sé que no pegaría mucho otra parte) El único pero que le pongo al libro es a la corrección ortotipográfica, ya que he encontrado algunos errores que creo que tenían fácil solución. En cualquier caso no impide en absoluto disfrutar de Abril y de sus amigos.

Os la recomiendo para pasar unas tardes entretenidas, en las que no tendréis que pensar demasiado pero en las que seguro disfrutaréis de lo lindo...

-¿Qué va a pasar con Darek?
-¿Otra vez? -bufé mientras volvíamos a bailar y Noah me acercaba a su cuerpo.
-Sí, otra vez. ¿Te vas a acostar con él?
-Según América debería.
-¡¿Qué?! -Noah se separó de mí.
-Eso digo yo, ¿qué? Por qué todo el mundo parece tan interesado en mi vida sexual, no lo entiendo.

domingo, 25 de junio de 2017

Vida hogareña Marilynne Robinson

He conocido este libro gracias al grupo de Facebook Carmen y amigos. Cada mes se vota entre varias opciones el título que se comentará el mes siguiente. "Vida hogareña" de Marilynne Robinson, es la lectura del mes de junio.

La historia está contada en primera persona por Ruth, una niña que, junto a su hermana Lucille, ha sido abandonada demasiadas veces. Primero viven con su madre, después con su abuela en la que es la casa familiar, después unas tías mayores de su madre y finalmente con su propia tía. Intentan llevar una vida normal dentro de sus circunstancias, pero no siempre les resultará fácil.

La acción de la novela se desarrolla en Fingerbone, Idaho, en los años 50 del siglo XX.

Ruth y Lucille son, además de hermanas, las mejores amigas, y pasan todo el tiempo juntas. Sin embargo, desde que su tía Sylvie se hace responsable de ellas las cosas van cambiando, si bien no radicalmente, sí poco a poco, hasta llegar a un punto en el que ambas se distancian. Las rarezas, llamémoslo así, de Sylvie, no terminan de convencer a Lucille, que va madurando a marchas forzadas, mientras que a Ruth no parecen importarle demasiado.

Sylvie, en una casa, venía a ser como una sirena en el camarote de un barco. Prefería que estuviera sumergida en el mismo elemento que la construcción quería excluir.

Algo que no he mencionado aún y que me parece muy importante, es el pueblo de Fingerbone, sus gentes y, sobre todo, el lago y el tren. Son un personaje más dentro de la trama y están tan bien descritos y se habla tantas veces de ellos que consigue la autora transportarte hasta allí. Podemos verlo, podemos sentirlo y podemos olerlo.

La soledad, la muerte y el abandono al que se ven abocadas las niñas son los temas alrededor de los cuales gira la novela. Y sufriremos, sufriremos mucho, viendo cómo les afecta tanto a una como a otra estos sentimientos. Y también viendo cómo se separan sus caminos.

La historia me ha gustado, pero la lectura se me ha hecho densa en algunas ocasiones; otras veces, sin embargo, me enganchaba tanto que no podía parar de leer, lo que ha provocado que haya leído el libro a trompicones. En cualquier caso la experiencia ha sido positiva y me ha gustado comentar el libro después; los comentarios que he leído me han hecho ver cosas que no había apreciado durante la lectura.

Buscando imágenes en internet he visto que hay una película de 1987. El trailer está en inglés, pero aunque no sepáis este idioma se ve a la perfección que son escenas literales de la película. No la he visto, pero no descarto verla.



Por último me ha llamado la atención la portada del libro que he leído, de Galaxia Gutenberg, y es que varias veces he mirado la imagen preguntándome qué tiene que ver con la historia... No es que no me guste, pero no le veo relación. Las portadas del libro en inglés me parecen más adecuadas. Os las dejo a ver qué os parecen:

 
  
 

En resumen, Vida hogareña me ha gustado aunque con algunos peros. Sé que a mucha gente le ha enamorado la prosa de la autora (yo no puedo negar que sea buena) pero en algunas ocasiones me ha parecido "demasiado" teniendo que leer varias veces algún párrafo porque me dispersaba a la mitad... En cualquier caso, la historia es bonita, dura... y recomendable.

miércoles, 14 de junio de 2017

La marca de la luna Amelia Noguera

Este libro llevaba esperando en la estantería de mi casa mucho tiempo. Exactamente desde octubre de 2014, cuando Amelia Noguera lo presentó en Madrid. La verdad es que no voy a muchas presentaciones teniendo en cuenta todas las que hay en Madrid, pero ésta no me la quise perder. Había leído ya La pintora de estrellas de la misma autora, y tenía la sensación de que también me iba a gustar mucho su nueva novela. No me equivoqué.

Lila es la protagonista de esta historia, y de su mano recorreremos distintos países y recordaremos varios episodios históricos: la India, Praga, Madrid y Sevilla serán también protagonistas, así como la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial.

Al nacer Lila recibe una maldición por parte de Neeja, su abuela paterna: en el momento que empiece a querer a un hombre, éste morirá. Asha, la abuela materna, que acaba de perder a su hija en el nacimiento de Lila, decide cuidar de ella y le da un poco de tregua al contrarrestar la maldición diciendo que la esperanza llegará de mano de un extranjero. Los años van pasando en Jaipur y Asha instruye a Lila como mejor sabe, tanto en lo humano como en el divino, y es que tanto una como otra tienen poder de relacionarse con los espíritus, lo cual casi nunca es agradable...

Pasa el tiempo y Lila acaba pasando su adolescencia en Praga y su juventud en Sevilla. Distintas personas pasan por su vida en todos esos años, algunos para quedarse y otros sólo de paso, pero en cualquier caso todos son importantes para el desarrollo de la historia. 

Lila vive su vida como mejor puede, intentando huir de los hombres para no encariñarse y que no acaben muertos, y luchando contra los "fantasmas" que se va encontrando por el camino. Se convierte en una joven guapa y misteriosa, lo que para algunas personas la convierte en poderosa aunque ella no sepa o no quiera verlo.

Y poco más voy a contar del argumento porque si sigo dando información al final voy a hablar de más. A mí me ha gustado mucho el libro y os recomiendo que os acerquéis a la vida de Lila para conocerla de primera mano. Hay amor (sí, algo hay), pasión, amistad, magia y guerra, pero lo más importante de todo, al menos para mí ha sido así, es que está todo muy bien integrado en la historia. Puedo creer más o menos en la magia o en los fantasmas, pero os aseguro que yo me he creído todo lo que me ha contado Amelia en esta historia.

La parte que más me ha gustado ha sido la de la India, que además de ser muy interesante me ha enseñado mucho de la cultura de este país. La parte de Praga es la más política de todas, y a mí, que la política no me gusta demasiado, se me ha hecho un poco larga en algunas ocasiones, aunque reconozco que también he aprendido una parte de la historia de España que no conocía. La parte de Sevilla no es demasiado larga y se lee muy rápido. Pasan muchas cosas y todas muy interesantes.

Y ya está. No cuento más. Me dejo muchas, muchísimas, cosas en el tintero, pero sería imposible hablar de absolutamente todo lo que ocurre en el libro. Espero que os animéis y le hagáis un hueco a Lila y a su historia.

"--Cada uno tiene el futuro que su destino le marca. El tuyo no puedes saberlo, nadie puede. Quizás debas batir tus alas y volar. Pero la senda que te toque, deberás aceptarla, Lila, como se acepta el monzón y la sequía.
--Se acepta que la lluvia caiga con rabia y anegue los campos, pero mientras tanto, si podemos, esperamos en una casa construida en lo más alto. ¿Por qué nosotros apenas hacemos nada por resguardarnos?"


martes, 13 de junio de 2017

La frase del martes - 197


Importa mucho mas lo que pienses de tu mismo que lo que los demás opinen de ti.

-Séneca

martes, 6 de junio de 2017

La frase del martes - 196


Un "te amo" no se responde con un "yo también".

-Anónimo

lunes, 5 de junio de 2017

Donde las calles no tienen nombre Mónica Rouanet

Hace un año justo encontré a Mónica Rouanet firmando en una caseta de la Feria del Libro de Madrid. Su libro, Donde las calles no tienen nombre, estaba esperando a ser leído en mi estantería, así que le pedí que me firmara en un marcapáginas o en algún otro lado para después dejar la firma dentro del libro. Por su reacción creo que le pareció una petición un poco rara, pero igualmente me firmó en una libreta que me regaló el librero y yo me fui tan contenta con la dedicatoria.  Por supuesto la guardo en la primera página del libro.
Lo que más me gustó cuando vi el libro por primera vez fue que hablaba de Madrid. Soy una enamorada de mi ciudad, ¡qué le vamos a hacer! Otra cosa que me llamó la atención fue que la protagonista piensa que su madre está detrás de la muerte de su padre y decide investigar para ver qué ha pasado realmente. La policía dice que fue un accidente pero ella no está tan segura. El hecho de que María, que así se llama la protagonista, sospeche de su madre me hizo interesarme mucho más por la historia.
Además de la muerte “accidental” de su padre, María también tiene que hacer frente a la muerte de su exprometido, Gonzalo. Habían perdido el contacto durante mucho tiempo pero recientemente se habían reencontrado y se había forjado una buena amistad entre ellos.
Nada más abrir el libro conocemos a María, una joven de treinta y cinco años (y sí, digo joven porque es la edad que tengo yo y necesito creérmelo) que no está nada contenta con la vida que lleva. El ahogo que sufre viviendo bajo el ala de su madre no la deja más opción que salir huyendo y resguardarse en un piso alquilado y comenzar la investigación desde ahí. Su madre diría que la ha estado sobreprotegiendo porque es la única chica de tres hermanos pero la verdad es que ella sabe que la han estado engañando de manera premeditada.
Por supuesto el machismo de la madre es cosa aparte, pero también destacable.
Según ella, las esposas estaban obligadas a conseguir que sus maridos llegaran a lo más alto, aguantando cualquier cosa y evitando el escándalo a toda costa.
No será un camino de rosas para María, pero encontrará gente que la ayude a averiguar la verdad sobre la muerte de su padre y su exprometido, por muy dolorosa que ésta sea. Y no lo tendrá fácil, no, para confiar en ciertas personas. Cualquiera podría estar intentando manipularla como han hecho toda su vida y tiene que confiar sólo en su instinto.
Como en toda novela de tintes negros nos encontramos con varios muertos, una investigación, un poco de amor y un mucho de misterio. Para mí es la mezcla perfecta así que he disfrutado mucho con la lectura.
Tal vez el único pero que puedo poner es a la historia de amor, que no me la he creído demasiado, sobre todo al principio; aún así, el libro me ha durado muy poco entre las manos. Además te adentra por lugares de Madrid, tal vez no tantos como me habría gustado a mí, pero sí por bastantes, y eso, en sí mismo, ya es un plus.